Carpaccio de corvina con aceite de guindilla piparra

Para el gusto por los sabores puros, se inventó el carpaccio.… esta vez, espero que te guste mi carpaccio de corvina aderezado con una aceite de guindilla piparra

Ingredientes:

Lomo de corvina fresca

Sal y pimienta negra recién molida

Aceite de oliva virgen

Aceite de guindilla piparra;

1 Guindilla piparra

5 cl de aceite de oliva

Una chispa de sal

Preparación:

El único secreto del carpaccio de corvina es la materia prima, si escoges un buen lomo de corvina fresca, el resultado será óptimo.

Limpia bien el lomo dela corvina, de la piel y desespínalo muy bien.

Lo pones sobre papel film y lo enrollas, dándole forma de “rulo”, y lo congelas (además de matar anisakis, es imprescindible para poder cortarlo bien fino).

Prepara el aceite de piparra, batiendo todo muy muy fino y lo reservas también en frío.

Una vez congelado (24/48 horas), retiras el film, y tras breves minutos de descongelación mínima, lo laminas bien con máquina, bien con cuchillo bien afilado, de 1 mm de espesor mas o menos

Monta poco a poco en el plato.

Salpimiéntalo.

Guarniciona con unas gotas del aceite de piparra

Este plato no se sirve frío, se sirve a temperatura ambiente, pues frío no denotas todos los sabores y aromas y si se templa en exceso, la corvina se rompe y es muy difícil de manejar y comer.

Llega a un equilibrio de temperatura tibia y estará perfecto.

Disfrútalo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *