Macarons de mojito

El mojito es un sabor que está en auge, por su regustito a cítricos y hierbabuena…. a ver que te parece en unos macarons…. No es una receta dificil, pero si laboriosa, adelante!

Ingredientes:

250 g de harina de almendra

250 g de azúcar glas
90 g de clara de huevo
250 g de azúcar
100 g de agua
95 g de clara de huevo
colorante en pasta Mint Green
merengue italiano:
250 g de azúcar
100 g de agua
95 g de clara de huevo
colorante en pasta o gel
Para el relleno:
320 g de chocolate blanco
160 g de nata líquida para montar
60 g de mojito en pasta
colorante en pasta Mint Green

Preparación del relleno:

Funde al baño maría el chocolate cortado en trocitos (también se puede fundir en el microondas).

Pon la nata y el mojito en pasta en un cazo al fuego hasta que hierva.

Deja que se entibie un poco y vierte sobre el chocolate.

Bate a mano hasta que esté todo bien integrado y añade el colorante.

Bate de nuevo.

Guarda el relleno en la nevera tapado con film pegado a la superficie y dejarlo allí durante un mínimo de 2 horas.

Preparación de los maarons:

Tamiza la harina de almendras y el azucar glass  y añade los 90 g de clara de huevo.

Remueve con una espátula hasta formar una pasta.

Aparte, mezcla el azúcar y el agua en un cazo y ponlo a fuego medio con un termómetro.

Cuando el termómetro marque 110 ºC empezar a montar los 95 g de claras en el bol de la batidora.

Cuando el termómetro marque 121 ºC retira el cazo del fuego, baja la velocidad de la batidora y vierte el almíbar sobre las claras lentamente y a chorro muy fino.

Después vuelve a subir la velocidad de la batidora y continua batiendo hasta que el merengue alcance una temperatura entre 40-45 ºC.

Agrega el colorante.

Ahora el paso más difícil de todos, ya que no se puede batir poco, porque la masa quedaría rugosa, ni batir demasiado, porque la masa quedaría muy líquida y los macarons se deformarían en el horno.

El merengue se incorpora en dos veces y se bate con una espátula de silicona.

Los movimientos tienen que ser enérgicos, moviendo la espátula desde el fondo del bol hasta la superficie y pasando por las paredes.

Para que el merengue quede completamente integrado, ve girando el bol con la otra mano.

Para que sepas el momento exacto en el que dejar de batir, levanta la espátula, si al hacerlo se forma un pico que no se baja después de esperar unos segundos, sigue batiendo un poco más; la consistencia perfecta es cuando el pico desaparece pero muy lentamente.

Echa la mezcla en una manga pastelera con una boquilla redonda.

Vierte pequeñas dosis en la bandeja y deja suficiente espacio entre todas

Deja secar a temperatura ambiente durante 10 minutos.

Precalienta el horno a 160º.

Mete la bandeja en el horno, previamente precalentado a 160 ºC, 15 minutos, esto dependerá de cada horno.

Como la humedad es el principal enemigo de los macarons lo que hago es dejar una cuchara en la puerta del horno para que se quede una rendija y pueda salir el vapor.

Si haces esto tienes que tener en cuenta que la temperatura del horno bajará, así que tendrás que subirla para compensarlo.

Los macarons no tienen que tostarse, sólo tienen que secarse, así que el tiempo que están en el horno es muy importante: si están demasiado tiempo y se secan demasiado, el color empezará a apagarse y volverse de un tono tostado; y si están poco tiempo y no se secan lo suficiente, la base se quedará pegada a la bandeja o al tapete y al retirarlos quedarán huecos por dentro.

Puedes ir comprobando si están levantando uno de los macarons con la punta de un cuchillo, si la parte de abajo está totalmente seca ya puedes sacar la bandeja del horno, si no tendrás que dejarlos un poco más de tiempo.

Guarda en un recipiente hermético dentro de la nevera y al día siguiente ya estarán listos para rellenarse.

Disfrútalos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *