Remedios contra las pequeñas quemaduras

1

Gaje principal del oficio de cocinero, junto con los cortes….

Según la intensidad, las quemaduras se pueden clasificar entres formas: primero, segundo y tercer grado.

Las quemaduras de primer grado afectan sólo a la capa externa o epidermis enrojeciendo la piel sin llegar a formar ampollas.

Las de segundo grado afectan a las dos primeras capas y forman ampollas las cuales no se deben romper.

Las quemaduras de tercer grado pueden destruir los tejidos y formar zonas muertas como costras.

La primera acción que se debe realizar, frente a una quemadura pequeña (de menos de dos centímetros de diámetro en niños, o de menos de cuatro centímetros en adultos), es lavar ésta con mucha agua fría (entre 15 y 30 minutos o hasta que cese la sensación) y luego usar compresas frías o colocar la zona en un tazón de agua fría.

Es importante sólo usar agua fría y no hielo, ya que éste restringe el flujo de la sangre.

Si se trata de una quemadura mayor (de más de dos centímetros de diámetro en niños y más grande de cuatro centímetros en adultos o que esté carbonizada y de color blanco o cremoso o que involucre órganos internos), debe recibir de inmediato asistencia médica.

En el caso de las quemaduras pequeñas, he recopilado de muchos de mis amigos cocineros (de todo el mundo) sus remedios caseros

Lo primero que te voy a recomendar, después de lavar con el agua fría, es el aceite de oliva!, aloe tal cual, patata o tomate…. y más;

1: Cortar un pedazo de una hoja fresca de aloe vera o sábila, aplicar directamente su pulpa sobre la zona afectada o, si se prefiere, mediante una gasa. La sábila tiene una acción analgésica que mejorará la lesión y, además, facilitará su cicatrización.

2: Limpiar, pelar y cortar media papa en láminas. Luego, dejar enfriar en el congelador. Aplastar con el tenedor hasta formar una pasta que se pondrá sobre la quemadura con la ayuda de una venda. Cambiar tres veces al día.

3: Aplicar una capa generosa de miel sobre la quemadura. La miel ejerce efecto analgésico y antibacterial.

4: Extender aceite de oliva sobre la zona quemada, y luego rociar por encima un poco de sal marina. Al principio, se sentirá cierto ardor, pero merece la pena, ya que evita la aparición de la molesta ampolla. Finalmente, proteger con una gasa y esparadrapo.

5: Aplicar yogur natural sobre las quemaduras pequeñas, ya que favorece su cicatrización y su curación.

6: Elaborar una pasta con aceitunas machacadas en un mortero. Extenderla sobre un trapo limpio y aplicar sobre la zona afectada lo cual aliviará el escozor e impedirá la formación de ampollas.

7: Limpiar un par de hojas de lechuga, cortarlas muy fino y agregar unas gotas de aceite de oliva. Aplicar sobre la piel afectada sujetas con una gasa. Dejar actuar durante dos horas y repetir el proceso en caso necesario.

8: Abrir una cápsula de vitamina E y extender su contenido sobre la piel irritada lo cual ayudará a evitar la formación de cicatrices.

9: Utilizar un puñado de flores de caléndula, otro de hojas de llantén, una cucharada de cera virgen y tres de aceite de oliva virgen. Luego, freír en una sartén el aceite de oliva junto con las flores de caléndula y de llantén. Colar y agregar a la preparación cera virgen. Aplicar tres veces al día sobre la zona quemada.

10: Cortar un puerro en rodajas y colocarlas sobre la zona lesionada con una gasa. Cambiar varias veces al día.

11: Acercar el área quemada, si es un dedo de la mano, al lóbulo de la oreja del mismo lado y tenerlo así 5 minutos; con ello se evita la formación de ampollas. Este remedio brasileño sólo se aplica a quemaduras pequeñas de cocina.

12: Tomar un puñado de flores frescas de maravilla, limpiarlas bien y colocarlas directamente sobre la zona afectada. Esta flor tiene propiedades analgésicas y previene las infecciones.

13: Tomar un puñado de hojas de melisa, limpiar bien y macharlas con el fin de extraer su jugo. Extender éste sobre una gasa el cual debe ser colocado en la zona afectada. Repetir tres veces el mismo día.

14: Aplicar directamente la clara de un huevo sobre la quemadura y dejar actuar durante media hora. Así se impedirá que la piel se deshidrate.

15: Rallar un puñado de almendras y poner, a modo de de emplasto, sobre el área con la quemadura leve.

16: Extraer el jugo de un puñado de yerbabuena. Combinar con un poco de agua fría. Aplicar, con una gaza esterilizada, sobre el área quemada levemente.

17: Aplicar la piel transparente de la cebolla sobre una quemadura pequeña para evitar que se empolle.

18: Verter dos puñados de hojas desmenuzadas de malvavisco en medio litro de agua caliente y dejar en reposo durante 8 horas. Aplicar, a modo de compresas sin escurrir, sobre la zona afectada.

19: Lavar y partir una calabaza pequeña y extraer su contenido o pulpa. Luego, rallar ésta y colocar en la congeladora por unos minutos. Una vez fría. aplicar, a modo de cataplasma, sobre la quemadura.

20: Mezclar 3 cucharadas de raíz u hojas de consuelda en polvo, 1 de hierba de lobelia, 1/2 de aceite de germen de trigo y 1/2 de miel hasta formar una pasta. Guardar en la refrigeradora hasta que se requiera. Aplicar esta preparación fría en quemaduras leves.

21: Verter en 1 litro de agua que esté hirviendo 8 cucharadas de bayas de enebro y dejar en reposo por 1 hora. Lavar el área afectada con esta preparación varias veces al día.

22: Hervir en un litro de agua.100 g de hojas de hipérico o corazoncillo porr 5 minutos. Dejar reposar por 15 minutos. Filtrar el preparado y aplicar mediante una gaza en las quemaduras leves o superficiales

23: Lavar 1 zanahoria y luego picar finamente. Poner sobre una gasa o sobre un paño de algodón perfectamente limpio. Aplicar sobre la zona afectada, a modo de cataplasma, y mantenerla en contacto con la piel durante 1 hora, con ayuda de un vendaje o pañuelo. Este remedio debe ser aplicado sin demora una vez se haya producido la quemadura

24: Mezclar 4 cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de vino tinto en un recipiente y batir con un tenedor. Impregnar unas gasas o un paño de algodón perfectamente limpio en esta solución y aplicar sobre la piel afectada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.