Sal de vino tinto

La sal de vino es, al igual que si te apetece aromatizar con un vino blanco, espumoso o cava, una manera original, divertida y sobretodo riquísima de saborizar cualquiera de los platos y recetas que se te ocurran….

Ingredientes:

Sal en escamas

vino tinto joven y fresco (que es el caso que nos ocupa, pero como te dije anteriormente  es válido cualquier vino, blanco, rosado, tinto, espumosos etcétera….)

Preparación:

Coge un vaso y ponlo a la mitad de su capacidad de sal en escamas.

Cúbrelo con el vino que hayas elegido, pero has de tenerlo lo más frío posible, pues a temperatura ambiente o caliente la sal se diluiría muy rápido. En cambio en frío tienes tiempo de sobra antes de que empiece a diluirse.

Una vez cubierto con el vino, remueve ligeramente con movimientos envolventes sujetando el vaso con la mano, no metas nada para remover la sal en el vaso, pues romperás las escamas y disolverás más rápido la sal.

En 3 min. los pigmentos del vino habrán cubierto la sal.

En ese momento, cuela muy muy bien al sal con el colador más no que tengas y extiende sobre un plato o bandeja para que se evapore el exceso de agua del preparado salino.

Reposa la sal en el lugar mas fresco y seco que dispongas y en 24 horas, mas o menos, ya tendrás la sal, disponible para la preparación que hayas pensado.

Disfrútala….