644 92 98 18

Una receta lenta, es como llamé a las recetas que me enseñaba mi abuela, «las cosas a su tiempo»….

Es para tí abuela….

Ingredientes:

400 gr de carne picada (elige, cerdo, mitad cerdo y mitad ternera, pollo, pavo….), a mi me encantan las de pollo y pavo por su ligereza

1 k de tomate bien maduro
500 gr de patatas
150 gr de pimiento verde italiano (mas sabroso que el Lamuyo)
3 dientes de ajo
2 huevos
Orégano
Pan rallado
1 hoja de laurel
Aceite de oliva
Harina de trigo integral (para conseguir sabor a cereal)
Agua
sal y pimienta negra recién molida

Preparación:

Pela los tomates, y pon agua a hervir.

Mientras el agua se caliente coge los tomates y les das un corte en su base en forma de cruz con un cuchillo bien afilado.

No debe ser un corte profundo, solo lo suficiente para hacer una X en la piel de los tomates.

Cuando el agua esté hirviendo, añade uno de los tres ajos para blanquearlo y déjalo 1 minuto (blanquear consiste en cocer levemente un alimento en agua hirviendo), de esta forma conseguirás que el ajo quede con un sabor más suave.

Después del minuto saca el ajo y lo enfríalo bajo un chorro de agua fría. Escúrrelo y reservalo.

Ahora, prepara un cacharro con agua fría (si puede ser con hielo).

Vas añadiendo los tomates (con la cruz en la base) al agua hirviendo y los dejas allí un minuto.

Después con una espumadera los pasas al agua fría y los dejas allí otro minuto.

Después te será muy fácil pelar los tomates, deja todos los tomates sin piel.

Ahora empezamos a preparar la salsa de tomate.

Pon a calentar  el aceite en una cacerola y añade los dos dientes de ajo pelados.

Añade una hoja de laurel y deja a fuego medio bajo para que el ajo vaya soltando todo su aroma sin quemarse.

Ahora coge los pimientos y córtalos, añádelo a la cacerola junto con el ajo.

Rectifica de sal y deja a fuego medio a que se vaya poniendo bien blandito el pimiento.

Trocea todo los tomates.

Cuando el pimiento esté tierno añade el tomate y rectifica de nuevo de sal.

Deja al fuego medio que se vaya cociendo (25-30 min).

Prepara la mezcla de las albóndigas;

Pica el ajo que has blanqueado de forma que queden trozos muy pequeños.

En un bol grande pon la carne picada y añade el orégano, el ajo, el huevo, 1 cucharada de pan rallado, media cucharada pequeña con sal y unas vueltas de molinillo de pimienta.

Mezcla todo bien durante un buen rato para que quede una mezcla bien homogénea (uniforme).

Da forma a las albóndigas. tomando una porción en tus manos humedecidas, y boleándolas.

Pásalas por harina y fríelas a fuego fuerte, muy brevemente, deben de cocer también con el tomate….

Cuando hayan pasado los 25-30 min que debe estar el tomate al fuego, añade las albóndigas y deja a fuego medio-bajo durante 15 min.

Consejos de Cándida (mi abuela)

Cuando metas los tomates en el agua hirviendo no los metas todos a la vez, hazlo en varias tandas para que no baje la temperatura del agua y se rompa el hervor.

Si tienes la tentación de subir el fuego mientras haces la salsa de tomate para que espese pronto, conseguirás que el agua se evapore rápidamente y el tomate no tenga líquido en el que cocerse, el tomate se quemará demasiado, por eso es mejor hacerlo a fuego medio y dejar que el agua de los tomates vaya espesando con los azúcares de la verdura.

Cuando hayas preparado albóndigas unas cuantas veces ya no necesitarás una cuchara para coger la porción de carne, úsala para que te sirva de medida, pero ya verás como terminas cogiendo la carne directamente con las manos y consiguiendo albóndigas de un tamaño muy similar, no olvides humedecerte las manos cada vez que notes que empiezan a pegarse las albóndigas. El metal con la carne cruda aporta sabor!

Si notas muy ácida la salsa de tomate, añade una pizca de azúcar, pero siempre con mucha precaución pues es muy fácil volver dulce una salsa si se nos va la mano. Para no poner en exceso, utiliza el moreno, que endulza menos.

Siempre a tus pies abuela….