644 92 98 18

El bizcocho imposible es muy sencillo de explicar cómo se hace, pero requiere de mucha práctica para que salga imposible. Ahora bien, si quieres un bizcocho imposible de tres texturas, requiere de una chispa más de práctica y de, como te he dicho muchas veces, nunca dejar de intentarlo.

 

 

Tengo el privilegio de poder hacer cualquier cosa que imagine y poner en marcha proyectos para satisfacer cualquier paladar, desde el que busca la cocina más tradicional vasca, que es lo que más me gusta hacer, hasta la cocina más innovadora y de vanguardia que puedas imaginar….

Ingredientes:
275 g de harina de repostería, para un resultado más esponjoso
5 gr de levadura química
5 gr de bicarbonato, porque la mezcla bicarbonato levadura es imprescindible
7 gr de canela en polvo + 7 gr de cardamomo recién molido
125 g de aceite de girasol
175 g de azúcar
2 huevos
20 cl. de leche entera
1 gr de cremor tártaro, para una genial estabilización del bizcocho

Preparación:
Como te he dicho, es cuestión de práctica y de conocer perfectamente tu horno.
Precalienta, para empezar lo primero, el horno a 180º
Mezcla la harina, el bicarbonato, la canela, el cardamomo con la levadura y los tamizas todos bien.
En un bol aparte bate el aceite con un tercio del azúcar, añade después la harina y la leche.
Separa las claras de las yemas.
Bate a punto de nieve las claras con otro tercio del azúcar y un gramo de cremor tártaro (reserva para el final)

Bate también con el último tercio del azúcar las yemas de huevo hasta que blanquee….
Mezcla entonces las tres masas resultantes, primero las yemas blanqueadas y después las claras a punto de nieve.
Es importante, el mezclar todas las masas con la ayuda de una espátula y no con varilla, para conseguir que no se disuelva el aire impulsado de las claras y las yemas.
Ahora, todo bien mezclado, vierte la masa en un molde apto para horno desechable de aluminio (es la mejor opción).
Congela durante una noche.

Debido a la diferencia de densidades la masa se dividirá en crema densa, bizcocho, y la parte más alta un bizcocho muy ligero.
Se congela para que el resultado quede tipo coulant, de no hacerlo se cuajará y sólo tendrá dos texturas.
Saca el molde del congelador y hornea durante 50 min. a 180º (Sin descongelación previa, para que se haga lentamente)
Deja enfriar completamente antes de desmoldar, disfrútalo…
¿Te atreves con otra receta mía de bizcocho imposible?, pincha aquí

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, los artículos mencionados no han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única mía.