644 92 98 18

El perfecto cochinillo asado es fácil como receta de pocos ingredientes, pero para bordarlo necesitas unos pasos a seguir. Aunque parece una receta fácil lo que realmente determina el resultado final es la calidad del cochinillo, el punto justo de horno y comerlo siempre recién hecho ….

Prepara antes de hornearlo:
Un cochinillo de calidad (aparte de su certificado) pesa entre 4,5 kilos y 5,5 kilos aproximadamente. Hay que abrir por la mitad, desde la cabeza hasta el rabo. ¿Manteca, sal gorda, tomillo y orégano, algún ajo?, opciones totalmente válidas, pero innecesarias.
Precalienta el horno a 120º. Sazona bien y pincha un poco la piel.
La parte de la piel debe quedar hacia abajo. Añade agua a la bandeja de horno en la parte de abajo, sin mojar la piel del cochinillo. Pincha la piel y la cabeza con una aguja o tenedor, es muy importante pincharlo para que no se formen bolsas de aire y la piel quede bien crujiente.
El horneado;
Mete en cochinillo al horno (a 120º) en la parte central con temperatura arriba y abajo durante una hora y media. Deja el cochinillo en el horno sin darle la vuelta. Si ves que la fuente o bandeja se queda sin agua durante el horneado tienes que añadir más, pues el cochinillo necesita esa humedad para hacerse bien. Otra opción, para que nunca se quede la bandeja del cochinillo sin agua, es meter otro recipiente con más agua. Así estará siempre el horno con mucha humedad
Ya está asado (falta el gratinado). Retíralo del horno. Sube la temperatura del horno a 220/ 230º. Trocea el cochinillo por raciones y pasa el jugo de la fuente a una salsera. Ahora pon la parte de la piel hacia arriba. deja que dore a esa temperatura de 15 a 20 min. hasta su perfecto dorado. Puedes dejar el recipiente de agua en el horno, pero no agregues el jugo al cochinillo y menos por la piel. Ya puedes servir el cochinillo tras el tostado. Pero no salsees por la parte de la piel
No se la eches a la piel crujiente que tanto nos ha costado conseguir puesto que lo único que conseguirás es ablandarla. A la hora de presentar el cochinillo has que servirlo con la costra de piel muy crujiente a la vista que contraste perfectamente con la textura grasa de la carne.
Si sobra, si se puede congelar. Tienes que sacarlo la noche antes y descongelarlo en frigorífico, para no romper la cadena de frío. Para volver a calentar (regenerar comida ya terminada), mételo al horno, aunque sea sólo calentar por dentro y dorarse por fuera, con la parte de la piel ya crujiente para arriba y la carne pegada a la bandeja, la temperatura va a depender de tu horno, pero más o menos sería a 200º y vas comprobando el tostado que te guste y así ya estará bien caliente por dentro. El tiempo de calentado varía, pero con unos 20-30 min. con el horno precalentado a 170ºC es suficiente.
Disfruta tu cochinillo asado ….
Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, los artículos mencionados no han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única mía.

 

Otras recetas de esta categoría que te encantarán