644 92 98 18

333
El amaranto, en mi afán de que conozcas alimentos de siempre (con miles de años de historia) nos damos vuelta por la historia de los alimentos, un ejemplar herbáceo poco conocido a pesar de su antigüedad y codiciado por sus propiedades nutricionales.

Conoces este alimento con aspecto de cereal?

El saber más de este desconocido, te hará ganar muchos puntos, y con las que puedes hacer las delicias de cualquier receta de cocina….

Origen e historia ….

Existen múltiples especies de este cereal, dentro del género Amaranthus, terminología latina procedente de una voz griega original que hace alusión a la perdurabilidad de sus flores.

De él se consumen las hojas, el tallo o la semilla, siendo esta última la más popular y la más común en la exportación.

Una especie muy conocida es el Amaranthus Caudatus también denominado kiwicha (en Suramérica).

Otro de estos ejemplares, el amaranto negro, es muy llamativo por su similitud al caviar, y es conocido (en Ecuador) como Sangorache. (en México, la variedad del amaranto también se le llama huatli)

Según los hallazgos arqueológicos, el amaranto fue «domesticado» en tiempos precolombinos.

Aztecas, mayas e incas lo consideraban un importante alimento de su dieta junto a otros locales como el maíz, la quinua o el fréjol.

Ese producto no sólo era valioso en términos nutritivos, sino que tenía otras aplicaciones relacionadas con lo sagrado, motivo que parece explicar por qué su cultivo fue abandonado tras la conquista española….

Los usos y propiedades del Amaranto

Además de en las preparaciones culinarias, el amaranto ha sido utilizado a lo largo de la historia como ingrediente en brebajes con fines medicinales y terapéuticos. Asimismo, resulta muy apropiado para las personas que no pueden digerir el gluten. El amaranto también es un alimento interesante por las vitaminas, proteínas, fibras y antioxidantes que contiene.

El amaranto tiene un sabor particular, así que conviene degustarlo antes de incorporarlo a alguno de nuestros platos, pero es un exótico aditivo en todo tipo de preparados, aperitivos, fuertes y postres, y tanto en el desayuno como en otras de las comidas a lo largo del día.

Se consume normalmente cocinado, agregándolo a ensaladas o deliciosas sopas.

De todas maneras se puede tostar, reventando el grano, y se añade como otros cereales a la fruta troceada, yogurt u otras bebidas, tipo muesli….

Su harina se usa para elaborar tortillas y repostería, como las deliciosas alegrías mexicanas elaboradas con amaranto y miel ….