Falsas Apariencias (no es sano todo lo que lo parece)

Estos días, es abrir la nevera con el estómago rugiendo por puro aburrimiento, verdad? y la tentación del embutido te llama con fuerza y no puedes evitar la mirada en un trozo de fuet. No es muy grande, nadie lo echaría en falta….

Te llega el remordimiento, me comeré un alimento con menos grasa, sí, un buen trozo de queso light servirá. Error! El pensamiento es razonable, es blanco, ligero y notablemente insípido (a excepción del toque de sal). ¿Qué mal me puede hacer un alimento así? En cambio, disfrutar de un sabor tan intenso como el del embutido, a la fuerza tiene que tener un precio. Las apariencias engañan!

Si analizas la etiqueta nutricional, verías que es un error pensar que tiene más grasa que el “lácteo”, que, en realidad, “puede suministrar entre un 15% y un 35% (según la marca), es casi lo mismo. En la vida (y en la nevera), no todo es lo que parece.

Sin entrar a comparar, lo cierto es que acostumbramos a ensalzar ciertos alimentos, a demonizar otros y buscamos sustitutos para los que han caído en desgracia, pensando que así mejoraremos el valor nutricional de nuestra dieta.

La intención es buena si, pero es errónea. Los lobos con piel de cordero no solo engañan si cambiamos un alimento por otro, también pueden hacerlo cuando la «competición» es entre dos opciones del mismo producto. El yogur es el mejor ejemplo.

Normalmente lo hemos asociado a numerosos beneficios para la salud, desde un menor riesgo de obesidad hasta ventajas para la flora intestinal, cuando en realidad el contenido en azúcar de la mayoría de los que se venden excede los niveles recomendados.

Dicho con otras palabras: lo consumimos sin fijarnos demasiado en el contenido nutricional, porque lo hemos catalogado como un alimento sano; pero la realidad es que algunos tienen hasta 26 gr, de azucar por cada 100 gr de producto! (prácticamente como un almíbar). De entre los yogures, el único que se puede decir que es 100% sano es el natural, aquel que contiene solamente leche y fermentos lácticos, etiquetas como “bio”,”light” y “0% grasa” pueden llevarte a error.

No es el único ejemplo, cambiamos las patatas fritas por chips de verduras, como si por ser de colores fueran más sanas. Piensas que las patatas fritas son lo peor porque están repletas de sal, grasas y calorías, y compras sin pensarlo una bolsa de chips de verduras, que aporta prácticamente lo mismo”.
Compras aguacates en vez de aceitunas, “tendrán menos grasa”. NO, las segundas no están tan de moda como el aguacate y solemos evitarlas por pensar que tienen mucha grasa, pero luego te haces una ensalada bien surtida de esta fruta, cuando ambas tienen el mismo 14%. Eso sí, las aceitunas tienen mucha sal para poder conservarse, lo que les resta puntos en este enfrentamiento.
Metes en la cesta cereales de desayuno huyendo de las calorías del aguacate. Mientras 100 gr. de cereales azucarados
proporcionan entre 350 y 400 kcal, una cantidad similar de aguacate solo aporta alrededor de 200.
Adquirimos bricks de cremas vegetales porque nada que lleve verduras puede ser malo verdad?
Para que realmente sea saludable, hay que comprobar
en la etiqueta nutricional si lleva mucha sal, potenciadores de sabor e incluso azúcares. Y revisar la cantidad de verdura empleada en su elaboración, ya que, si es baja, significa que lleva mucho almidón.
Con el fiambre de pavo seguro que esquivo el colesterol!. Hay paquetes que contienen menos del 50% de carne de ave por incluir agua, leche, soja… y en la práctica acaban teniendo más colesterol y grasas saturadas que un
huevo, al margen de que este no lleva aditivos, sal, azúcar, almidón, etc…
Adiós frutos secos, hola barrita de muesli. Casi todas las barritas presentan un exceso de azúcares y sal, además de ser altas en calorías. De hecho, están catalogadas dentro de los ultraprocesados!!
Zumos!, mejor una bebida vegetal, no?. En azúcar, son el mismo perro con distinto collar. Muchas bebidas vegetales tienen fama de ser muy saludables, por lo que en ocasiones las escogemos sin mirar la etiqueta. En la práctica, pueden tener un 11% o más de azúcar, lo mismo que cualquier zumo de fruta procesado
¿Pizza o tortitas de maíz? Por algún motivo resulta difícil admitir que un alimento ligero tenga muchas calorías. Pues 100 gr. de tortitas suministran unas 350 y más de 1,2 gr. de sal, una cantidad superior a la que aporta una pizza margarita congelada, por ejemplo.

SI tienes cualquier duda, mira, consulta, infórmate, que tallas hay muchas, pero vida sólo una!

Gracias sra Burgos!! ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.