Lo vamos a crujir!! , como conseguir la tempura perfecta!

La tempura está de moda! y creo que no será una moda pasajera, porque ofrece grandes ventajas respecto a otras formas de empanar, rebozar o envolver los alimentos; la hemos conocido a través de recetas o restaurantes japoneses, pero te cuento (que soy muy viejuno y ya cuento batallitas) es una técnica originaria de China que lleva su nombre de origen latino porque al Japón la llevaron misioneros jesuitas, que lo sepas!

No es fácil hacerlo bien, y menos las primeras veces (como todo verdad?) pero cuando se ha aprendido, tienes un rebozado ligero y crujiente, muy alejado de las fritangas grasientas que a veces nos sirven en algunos locales.

Como definición, la tempura consiste en freír durante un tiempo corto alimentos, especialmente verduras, pescados y mariscos, que antes hemos pasado por una masa líquida hecha con harina, agua y huevo.

Normalmente se sirven junto con un bol de salsa donde se mojan antes de comer.

En principio parece sencillo que bastaría mezclar la harina, el agua y el huevo, rebozar y freír, no?; pero así nos quedaría un rebozado que no tiene nada que ver con la tempura.

Hoy, en cualquier supermercado puedes encontrar unos preparados que sólo se deben mezclar con agua y seguir las instrucciones para obtener un resultado que suele ser bastante aceptable.

No me gustan nunca los atajos, ya sabes, prefiero hacerlo yo (de ahi el blog para que lo hagas tú.

Te lo podría resumir en que ha de estar la masa bien fría y un aceite bien caliente, pero te lo daré en 12 mandamientos 🙂 ;

1.- Primero batir el huevo y el agua, y luego añadir la harina, que previamente ha pasado por un tamiz para que quede lo más fina posible.

2.- Mezclar poco, es fundamental para que la tempura una vez frita quede crujiente. Debe quedar una masa de textura semilíquida.

3.- El agua debe estar muy fría. Y si puede ser, enfriada todavía más con cubitos de hielo. La mejor forma es hacer la mezcla en un cuenco colocado sobre otro que tenga hielo en el fondo para mantener el frío.

4.- Utilizar enseguida. A diferencia de otras masas de rebozado, ésta da mejor resultado si no tardas en consumirla.

5.- Si haces mucha cantidad, pon el cuenco sobre otro con hielo para que se mantenga el frío de la masa mientras vas mojando los ingredientes, ya que esto es básico para que la tempura quede crujiente y no coja aceite durante la fritura. O bien pon unos cubitos directamente dentro de la masa de tempura.

6.- Los alimentos se deben cortar del tamaño de un bocado, para que se puedan coger con los palillos (en su receta mas estricta, luego habrá variantes que te gusten hacer como ingredientes mas mediterráneos, y comerlo con tenedor), pero en resumen, es fundamental la liturgia de mojar en la salsa y llevártelo a la boca, sin tener que cortarlos.

7.- Los vegetales se cortan finos (del tamaño de una patata frita, para que me entiendas) y que se «cuezan» más fácilmente.

8.- El pescado, las gambas y el calamar se cortan en piezas de un bocado pero anchas, si es necesario haciendo unos cortes con el cuchillo, para que la masa se pegue más fácilmente.

9.- Fríe en aceite abundante, a 180º C, preferiblemente en un wok; (mejor que en freidora*) lo ideal es utilizar un aceite vegetal (de oliva suave o similar) mezclado con un poco de aceite de sésamo. Para saber si el aceite está en su punto, echa una gota de masa: si cae al fondo, está demasiado frío, si no llega y sube hacia la superfície, ya puedes freír.

*La freidora no suele mantener la temperatura del frito cuando se echan varios a la vez, y mientras recupera esa temperatura, mientras, el frito va absorbiendo en exceso aceite.

10.- Fríe los alimentos poco rato, dos minutos o tres como máximo, y los retiras cuando han subido a la superficie y ves que se empiezan a dorar.

11.- Fríe poca cantidad cada vez, para que el aceite no se enfríe demasiado, y cuando retiras los alimentos con una espumadera procura sacar también todos los restos de masa que quedaran,para que no se peguen a los siguientes fritos

12.- Debe quedar crujiente, pero no mucho, y con un color pálido, lejos del tostado de otros rebozados.

Si has llegado a leer hasta aquí es que te gustó no?, me alegro. Disfrútalo! ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.