644 92 98 18

Las pochas de Navarra con oreja de cerdo, son todo un estandarte en mi recetario, siendo además premiadas en una «ruta de puchero» que se celebró en Madrid, galardonada con el premio del público, cosa mucho más importante para mi qeu el premio del jurado….

Esta vez te las presento con oreja de cerdo ibérico, a ver que te parece. 

Ingredientes:

500 gr de pochas de Navarra frescas*

300 gr de oreja de cerdo ibérico

1 Penca de puerro

1 Pimiento verde y 1 rojo

30 gr de Carne de pimiento choricero

1/2 Cebolla

50 gr de Harina

5 gr de pimentón de la Vera

Laurel

*Si prefieres que las pochas estén ya cocidas para esta receta, tendrías que realizar la receta hasta el final y una vez ya ligada la salsa final resultante, añadir la pocha cocida.

Preparación:

Es preciso recordarte que la pocha para esta receta necesita estar al menos 8 horas en remojo para poder guisarse.

Cuece la oreja de cerdo en agua salada con 1 hoja de laurel. No necesita cocerse del todo, sólo reblandecerse, en 30 min. estará lista.

Una vez cocida y que no te quemes al cogerla, trocéala en dados grandes.

Cubre la oreja de cerdo con el caldo resultante de la cocción.

Agrega la verdura en trozos muy grandes o casi enteras (para luego cogerlas más cómodamente)

Añade la pocha al caldo de la oreja y cuece la pocha con la verdura durante 1 hora.

Pasado ese tiempo, saca la verdura y disponla en una sartén con lo justo de aceite.

Haz un sofrito con la verdura.

Rehoga la verdura con el pimentón, y lo ligas con harina.

Pasalo por la batidora muy muy fino.

Devuelve el sofrito batido al guiso.

Lo vuelves a dejar cocer unos minutos para que integren los sabores. Ya tienes lista tu receta de pochas de Navarra con oreja de cerdo, disfrútala….

También tengo una receta de Pochas de Navarra con berberechos, por si te interesa probar con marisco, pincha aquí si quieres verla.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, los artículos mencionados no han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única mía.