644 92 98 18

El por qué se toma el vino en copa, no en vaso, es una de esas preguntas que más veces me han hecho en alguna de las catas de vino con maridaje que he hecho en muchos ámbitos. Tanto a nivel profesional, como más «amateur» ….
El vino, es la bebida con graduación alcohólica más universal que se produce. Se bebe en todo el mundo, y se toma, por norma general, en copa y, de un extremo del planeta al otro, siempre se servirá así.
Pero ¿por qué el vino se bebe en copa y no en vaso? Si quieres, yo te doy mi opinión.
Sobre este tema de beber el vino en copa hay muchos estudios y teorías y algunos de ellos datan de principios del Siglo XX. La copa es el recipiente preferido para tomar el vino y lo es porque nos permite apreciar mejor sus cualidades….

La copa en sí misma, por ser de cristal no cambia el sabor del vino, pero sí que puede producir alteraciones en la percepción que tenemos de éste.
Para mí, las características de cómo ha de ser la copa de vino, elijo la copa de vino clásica. Más grande para el vino tinto y más pequeña para el vino blanco. El por qué las copas de vino blanco son más pequeñas que las de vino tinto es, simplemente para que no se caliente. Y se beba más frío siempre. Está pensada para que cuando nos acerquemos al vaso nos encontremos con nuestra nariz apreciando aún antes del primer sorbo las cualidades del vino.
Los productores de vino saben que, para poder saborear bien un vino, el olfato tiene que participar en la tarea.
La copa nos obliga a hacerlo, aún pese a no ser expertos en la materia.

De hecho, por ejemplo, la copa de 38 cl. ha sido diseñada para que el vino caiga directamente sobre nuestra lengua. Así aprecias toda la intensidad de éste y evitas que llegue a los lados de la boca, donde se encuentran las papilas que detectan lo ácido. Por eso es perfecta para los vinos tintos.
Los más expertos en la materia, como mi amigo D. Agustín Vidal (de los mejores enólogos de Madrid, y mejor persona), sobre todo los relacionado con el mundo del vino y champagne. Asegura que el sabor del vino que vas a apreciar en tu boca es como la copa que tienes delante. Cuanto mayor sea su tamaño, mayor será el sabor que sientas en el paladar.

A grandes rasgos, y sin profundizar demasiado en el tema, tan complejo como quieras introducirte en este mundo, mi conclusión es que, copa SI y siempre. Nunca vaso, de la forma y tamaño de las copas es otra historia muy larga. Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, los artículos mencionados no han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única mía.

Otras recetas de esta categoría que te encantarán