644 92 98 18

1

 

Diferencias entre la sandía y el melón

Aunque la sandía y el melón son frutas pertenecientes a plantas diferentes, muchas veces se intenta comparar una con otra, incluso en los supermercados hay la tendencia a colocarlos unos contra los otros como si fuesen hermanos.

Más que hermanos, podríamos decir que son las sandías y los melones son «primos», porque ambas frutas pertenecen a la familia Cucurbitáceas

Este parentesco otorga a las plantas un parecido común y unas propiedades alimentarias muy similares.

¿Cuál es mejor para adelgazar?

Lo primero que la gente se pregunta es cuál de ellos conviene más en regímenes de adelgazamiento.

Normalmente se cree que la sandía tiene muchas menos calorías que el melón y, por lo tanto que engorda menos.

Pero la realidad es que la diferencia de calorías entre una fruta y otra es muy pequeña: 100 g de melón cantalupo o Honeydew proporcionan 35 kcal, mientras que 100 g de sandía aportan 32kcal, lo que nos indica que tienen prácticamente el mismo valor nutricional.

Solamente hay una diferencia de poco más de 1 g en hidratos de carbono que posee el melón respecto a la sandía

Si tenemos en cuenta que el contenido en potasio de la sandía es prácticamente la mitad que en el melón, seguramente llegaremos a la conclusión que el melón puede ser mejor que la sandía en las dietas de las personas que quieran eliminar líquidos o perder peso.

Las sandías,al igual que los melones, constituyen un alimento muy rico en vitamina A….

Es un componente con propiedades medicinales muy beneficiosas para el organismo, entre todas ellas la prevención de numerosos tipos de cánceres o para disminuir el colesterol.

Una vez ingerido, el organismo transforma el licopeno (componete común de ambos)en vitamina A, uno de los mejores antioxidantes.

La ingestión de esta vitamina puede ayudar a prevenir muchas enfermedades y alargar la vida.

En menor proporción, otra vitamina muy importante que contiene la sandía con propiedades antioxidantes es la vitamina C que, entre otras virtudes, ayuda a la formación del colágeno por lo que resulta ideal en la cicatrización de heridas producidas por traumatismos, cortes, quemaduras o cirugía.

Adecuada para la formación de nuevos tejidos en problemas de huesos rotos, distensiones musculares, rotura de ligamentos, etc.

Las sandías contienen cantidades bastante elevadas de vitaminas del grupo B, una falta de esta vitamina puede producir, entre otros síntomas, nerviosismo, problemas de sueño, dificultad en el aprendizaje, o problemas de debilidad muscular.

Esta vitamina ayuda a mantener los niveles bajos de colesterol, reduce la hipertensión, protege el aparato digestivo y nos permite tener la piel en buen estado.

Por lo tanto, aprovecha la riqueza vitamínica de las sandías, es una buena manera de disponer de estas vitaminas de una forma natural, sin tener que recurrir a los complementos vitamínicos que pueden causar problemas por sobredosis.

Por su contenido en agua, si comes sandía durante los meses estivales, calmaras la sed, evitando la deshidratación y los problemas de calor, disfrutaras de su dulzura y, lo que es más importante, conseguiras reforzar las defensas del organismo frente a los productos contaminantes del exterior o las toxinas de nuestro propio organismo.

Las sandías nos ayudaran a conservar la piel en buen estado y tener un cabello brillante y bonito, al mismo tiempo que nos protegerán de los rayos solares permitiéndonos lucir un bronceado más bonito y seguro.

No debemos olvidar la riqueza de las sandías en minerales, especialmente manganeso, necesario para la formación de los huesos, para el sistema nervioso y para aprovechar las proteínas.

Se cree que la falta de este mineral conlleva al desinterés por el sexo, en este sentido esta fruta se consideraría como un buen afrodisíaco.

La sandía tiene propiedades ligeramente diuréticas, ya que contiene bastante potasio que contrarresta el sodio y aumenta la micción.

Permite eliminar agua sobrante del organismo y es adecuada durante dietas de adelgazamiento, gota y artritis.

Beneficios de la sandía en la dieta

Por otra parte la sandía contiene mucho menos sodio que el melón, por lo que será más útil para personas que deban tomas alimentos bajos en sal.

La sandía es ideal para los hipertensos y para todas las personas que necesitan un alimento con propiedades diuréticas: enfermos de artritis, gota,obesidad, diabetes, cálculos renales,o el colesterol, afecciones en las cuales la sandía ofrece propiedades aún superiores al melón.

En general, podemos decir que la sandía es menos mineralizante que el melón: su contenido en hierro y fósforo es inferior al del melón.

También contiene menos vitamina C, así que sus propiedades antioxidantes son menores que el melón.

La sandía posee un poco menos de fibra que el melón, aunque ambas frutas son adecuadas para prevenir el estreñimiento.

A pesar de todas sus propiedades, no conviene mezclar los dos en las mismas comidas porque son incompatibles entre ellas.

Dado la riqueza de las dos frutas en potasio, especialmente el melón, no resultan adecuadas para las personas con insuficiencia renal.

Igualmente no se deberían comer grandes cantidades en el postre al final de las comidas, porque dada su riqueza en agua, neutralizan los ácidos digestivos y hacen las digestiones pesadas.

Lo ideal es comer las frutas como tentempié, entre comidas.